La historia del Rolex Datejust

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
La historia del Rolex Datejust

No recibe tanta atención como el Submariner, GMT-Master o el Daytona, pero es mucho más importante en el éxito que ha tenido la marca de la corona a lo largo de los años. Es más, se podría decir que es el reloj mas icónico de la historia. No el primero, no el más complicado, no el más caro, pero definitivamente el más importante. Y es que no se puede hablar de Rolex, ni de la industria suiza de la relojería, sin hablar del Datejust. Es el reloj que ha llevado el lujo a las masas, el que ha sacado el producto hacia la cultura popular, y el que por ventas ha sostenido los miles de millones de francos suizos que permiten a Rolex seguir desarrollando más y mejores productos.

Una de las colecciones más longevas del mundo cumplió 75 años en 2020 y, a pesar de no romper récords en subastas, sigue siendo para 99% de las personas el único reloj que puedes necesitar durante toda tu vida. Elegante pero indestructible, lujoso pero sencillo. Un símbolo de éxito pero no de ostentación. Todo esto y más es la leyenda del Datejust.

La historia del Rolex Datejust
Primer Rolex Datejust de 1945 Ref. 4467

En 1945, para celebrar los 40 años de vida –El Jubileo, o Jubilee–, Rolex creó este reloj que en su minuto fue una verdadera revolución técnica en la industria, capturando todas las miradas y comenzando a cimentar lo que sería la reputación de Rolex como el maestro de la producción en masa, a escala gigante pero con calidad artesanal.

Si el Sub fue hecho para bucear y el Daytona para pilotear autos, este reloj fue hecho para ser usado todo el día, todos los días, de toda la vida… o de muchas vidas en realidad.

Fue el primer reloj que combinó atributos muy útiles que hasta ese momento no exisitían juntos:

  • A prueba de agua.
  • De cuerda automática.
  • Desplegaba la fecha en su esfera.
La historia del Rolex Datejust
Rolex Datejust de 1958 con cíclope para la fecha

Su primera versión el 4467, fue de 36mm en caja oro y estrenó el brazalete Jubilee con bisel estriado. O sea, se trataba básicamente del mismo reloj que puedes comprar hoy en 2021. Una receta perfecta no tiene por qué alterarse, y los símbolos de este reloj han trascendido generaciones como ningún otro, generando infinitas copias y “homenajes” a lo largo de los años.

Los primeros modelos no tenían la lupa, o cíclope en el esfera, que solo llegó 10 años después, en 1954. Desde ese momento y hasta hoy, el cíclope magnifica 2,5 veces el tamaño de la fecha. 2,5 de aumento, ni más ni menos, y desde hace 75 años siempre igual. No hay nada más Rolex que ese dato. Amado y odiado, es un detalle icónico, muchas veces imitado, e incluso adoptado por las otras colecciones de la marca.

La historia del Rolex Datejust
Rolex Datejust OysterQuartz Ref. 17000 de 1977

Durante los 50, 60 y 70, Rolex mejoró los calibres (como suele hacerlo), agregó el pase rápido de fecha (si han probado uno antiguo sin pase rápido sabrán apreciar lo maravilloso que fue este “upgrade”), y mejoró la precisión de cronometría. Incluso en los 70, en plena crisis del cuarzo, con los japoneses ganando por paliza, Rolex introdujo el Oysterquartz. El primer reloj a pila de la marca, con un diseño de brazalete integrado y el mejor movimiento de cuarzo que se conociera hasta ese momento. Muchas veces vapuleado, hoy lentamente se transforma en un clásico, y sus valores en el mercado secundario así lo indican.

Hoy en día, existen más de 50 variaciones del Datejust, que es la base de la colección de Rolex, y por lejos, el más vendido. Es el más vendido entre hombres y también entre mujeres. ¿Qué otra colección puede decir eso?

Disponible en acero, acero/oro, oro, con piedras en bisel o esfera, cientos de esferas distintas y tamaños desde los 28 mm hasta los 41 mm. Brazalete Oyster o Jubilee, bisel liso o estriado. Etc, etc, y miles de etc. Después, tenemos infinitas opciones para darle un carácter distinto según las preferencias de cada uno. Y como si fuera poco, existe un industria paralela dedicada a modificar, “enchular” o hacer “bussdown” estos relojes para que sean realmente únicos en su tipo. 

La historia del Rolex Datejust
Rolex Datejust 36 Ref. 126234

Todos deberían tener al menos una vez un Datejust, idealmente el de 36. Es uno de los pocos relojes que quedan perfectos en cualquier muñeca. Es increíble, y suena difícil pero es cierto: A TODOS LES QUEDA BIEN! Si no nos crees, prueba y verás. Ahora sólo queda buscar el que mejor te represente y dejarte enamorar por esta pequeña maravilla que desde hace 75 años nos viene gritando, con una voz 2,5 veces más fuerte, que los días pasan y pasan sin descanso, así que mejor disfrutar el hoy y el ahora.

Lo celebramos esta semana en LOFT con un especial Datejust.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Véndelo en LOFT

Consigna con nosotros ese maravilloso producto que quieres vender, miles de potenciales clientes lo están esperando.